S?bado, 13 de noviembre de 2010

?? Hemos pasado una temporada en la que ?los vientos frescos del norte? no dejaban tranquila la zona. Hoy ha vuelto la calma. Es un d?a tranquilo. Algunos de los sacerdotes del Arciprestazgo n? 20 de San Luis Bertr?n, hemos podido dedicar la ma?ana a la oraci?n de contemplaci?n? como nos recordaba el Santo Padre estos d?as, hablando de la Belleza en la Escritura, la Liturgia y la Naturaleza?

?? Es jueves. D?a sacerdotal, en el que nos solemos reunir los Sacerdotes en la comida o en el retiro de oraci?n. Nos hemos levantado temprano y con el buen tiempo reinante, hemos llegado hasta el monte de Pe?agolosa (Castell?n). No hemos podido ir todos, algunos ten?an entierro, otros sus labores? Los afortunados, hemos pedido por los que no estaban, especialmente por alguno y sobre todo, para que siendo tantos y tan distintos un d?a trabajemos juntos por lo m?s importante: el amor y la unidad.

?? Dejo aqu? unas ?fotitos? que alg?n d?a nos har?n bien, al recordarlas, y hoy vi?ndolas agradecemos los gozos y alegr?as que continuamente recibimos de Dios en nuestro ministerio.

San Juan de Pe?agolosa? estamos ya apunto de comenzar el ascenso? Dios nos acompa?e.

Caminante si hay camino? y en silencio pero con alegr?a, no solos, sino bien acompa?ados, lo recorremos dispuestos para conseguir la meta?

Esta es la raz?n de nuestro caminar ?el Sol que nace de lo alto?, que nos ilumina y nos espera, todo a la vez: ?Caminad mientras teng?is luz, antes que os envuelvan las tinieblas?. La Cima est? menos lejos pero aun nos faltaba un poco? se oye ?Animo! Y comprendo, que mal se debe pasar cuando uno entra en la oscuridad y est? completamente solo? Gracias Se?or por la fe, la oraci?n?y la compa??a de los hermanos.

Ya estamos arriba? la carita es de cansancio, pero ahora ven?a la parte interesante. Sentados al refugio del viento, rezamos los Laudes y tuvimos unos instantes de charla?

Aqu? parecemos alegres? es el comienzo de la ascensi?n? pero no, estamos alegres porque acabamos de regresar. Dos horas de subida y una y media de bajada?

?? Esta experiencia, de contemplaci?n, de sufrimiento y de alegr?a me ha llevado a pensar lo que el otro d?a le? en el libro que recomiendo ?El Discernimiento? de Marko I. Rupnik. Creo que no tiene desperdicio, especialmente para los que nos pensamos hombres creyentes o de fe (es un poco largo pero bien le?do vale la pena):

?? ??El hombre contemplativo es aquel que mira a trav?s de su inteligencia con el ojo luminoso del Esp?ritu Santo. S?lo as? se llaga a ver que la voluntad de Dios coincide con su Amor y que tal amor se realiza en la Pascua. El hombre hace todo lo que puede para evitar la v?a pascual, pero todo intento de ese tipo antes o despu?s se revela como una ilusi?n que reseca el coraz?n y vac?a la existencia del verdadero sabor de la vida. Por esto es conveniente el discernimiento, que es el camino contemplativo y sapiencial. El hombre sabe que todo lo bello, noble y justo se realiza en medio de dificultades, obst?culos y resistencias, y as? asume la dimensi?n pascual. El camino del Esp?ritu Santo? no salta jam?s desde el Jueves Santo al Domingo de Pascua, por encima de Viernes y S?bado. Para comprender esto, sin embargo, es necesaria una contemplaci?n aut?ntica y un gran arte del discernimiento. A veces, para evitar el camino de la fe autentica ?el camino del amor a Dios, la verdadera conversi?n- el hombre mismo se propone altos ideales, proyectos m?s all? del Evangelio, la imitaci?n de los santos m?s grandes, y despu?s rechaza, lleno de amargura, cansancio y decepci?n, no s?lo los ideales que se propuso, sino tambi?n la fe. O tambi?n se puede encerrar en s? mismo, endurecerse y ser severo con todos los que no act?an como ?l. El discernimiento nos protege de las m?s variadas desviaciones, desde le fundamentalismo al fanatismo, precisamente porque nos hace experimentar que no es importante lo que podamos decidir, sino que hagamos todo en plena adhesi?n libre a Dios, sintonizando con su voluntad. Puesto que su voluntad es Amor, ser? dif?cil realizarla si afirmamos la nuestra, aunque lleve etiquetas de gran Santidad. Muchas personas han decidido vivir en pobreza radical, quiz? m?s que san Francisco, pero sin provecho espiritual. El radicalismo en s? mismo no es nada, si no es una respuesta al amor de Dios. Los eventos con m?s significado espiritual de la Iglesia nunca han sucedido porque alguien se ha propuesto realizarlos, son porque Dios ha encontrado a alguien disponible para acogerlos de forma tan radical que ?l pod?a manifestarse y cumplir su redenci?n?. (El Discernimiento. Marko I. Rupnik. Ed. PPC Pag. 25-26)


Tags: contemplación, sacerdotes, discernimiento

Publicado por Luis.cu @ 1:33
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios