Martes, 25 de mayo de 2010

La bondad, la verdad y la belleza... eso es lo que quisiéramos mostrar siempre en este lugar. Hoy recordamos algo de lo que ya hablamos hace tiempo, y no debemos olvidar, porque nos ha hecho tanto bien... Bendigamos al Señor.

Navalón - Hermanitas del Cordero 

    La Comunidad del Cordero ha nacido de esta Palabra: “EN SU CARNE... EN SU PERSONA, CRISTO MATÓ AL ODIO” Palabra que se encarna en este propósito: “HERIDOS, NO CESARÉIS JAMÁS DE AMAR”, vivido en el humilde cotidiano. Tal es el crisol en el que el Espíritu del Señor nos purifica, nos convierte, nos modela para que seamos esos peregrinos, esos “enviados” orantes, pobres y mendicantes, mensajeros del Evangelio de la Paz, del AMOR MÁS FUERTE QUE TODO ODIO Y QUE LA MISMA MUERTE.
   I- Esta experiencia y esta contemplación del misterio del Cordero tiene su fuente en la EUCARISTÍA, corazón de nuestra vida; en la liturgia de las horas y de las fiestas ampliamente celebrada en el corazón de la Iglesia, que se prolonga en la adoración eucarística.
   Las hermanitas se dejan recrear por la Palabra de Dios. Con la Virgen María, guardan sin cesar la Palabra del Señor en su corazón –“en casa como en camino”. Es el corazón de su vida.
   Consagran mucho tiempo a la oración personal, al estudio, y se retiran regularmente “al desierto” para oír, con María, al Señor hablar en su corazón.


  II- Así, haciéndose uno con la Pasión de Jesús, por la gracia del bautismo, la oración y la ofrenda de sus vidas consagradas, las hermanitas del Cordero son, con la virgen María, MISIONERAS DE LA SANTA FAZ.    Siguiendo a Jesús pobre y crucificado, tras los pasos de nuestros padres santo Domingo y san Francisco, en búsqueda de la oveja más perdida, orando sin cesar el Nombre de Jesús, van de puerta en puerta, pidiendo la limosna del pan de este día.    Testigos del Amor mendicante de Dios.    Testigos del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.
   En casa o en camino, de día o de noche, compartirán, en la medida de la gracia que les es dada, la suerte de todos aquellos que hoy, en el mundo, son tratados como el recién nacido de Belén y el crucificado del Gólgota... “hombres de dolores, sabedores de dolencias, ante quienes se oculta el rostro” estos mil y un rostros: vecinos, hermanos y amigos, familiares de nuestros caminos.    Las hermanitas anuncian el Evangelio a los pobres, para que todos, ricos y pobres sean evangelizados. Es el camino de la kenosis indicado por Jesús para anunciar el Evangelio a todo hombre de buena voluntad. En este anuncio del Evangelio, fieles a su historia privilegiarán a los jóvenes y especialmente a los jóvenes universitarios (es con jóvenes universitarios que tuvo lugar el primer encuentro de la primera hermanita con los más pobres y perdidos –en la noche- en los barrios difíciles de París). Ellas pondrán empeño en mantener este puente entre los mundos que se ignoran.    Así las hermanitas del Cordero hacen a cada hombre, también al enemigo “LA OFRENDA DE LA RESURRECCIÓN”

   HERIDOS NO CESARÉIS JAMÁS DE AMAR.
Extracto del Propósito de Vida de las hermanitas del Cordero o.p.


Para Saber Mas:  http://www.communautedelagneau.org/

http://divinavocacion.blogspot.com/2008/02/22-hermanitas-del-cordero.html

http://www.paraula.org/vercontenido.php?id=75



Tags: Actualidad, Religión, Hermanitas del Cordero

Publicado por Luis.cu @ 12:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios