Viernes, 28 de septiembre de 2007
Imagen
?Qu? les pasa hoy en d?a a los j?venes? ?Ser? que siempre ha sido igual? ?Los j?venes que piensan? ?Qu? quieren los j?venes? ?Como puede ser, que habiendo padecido todos esta grata enfermedad, nadie tenemos una respuesta clara?.
Quisiera empezar hoy en este BLOG, y a partir de estas preguntas, una serie de art?culos, para qu? muchos pudi?ramos compartir nuestras preocupaciones a cerca de lo que los j?venes buscan o necesitan.
Recordando siempre el t?tulo de este lugar, buscando siempre lo bueno, verdadero y bello que la vida cada d?a nos ofrece.
?Qu? espera un joven de la vida?. Dec?a Pablo VI en un encuentro a los j?venes: ?J?venes, pensad. Lo que quer?is... pero pensad?.
De esto se trata.
Para animar a participar dejo algunas cuestiones a modo de encuesta.
(Prometo, que alg?n d?a de estos, yo mismo contestar?).
?Qu? piensas de la juventud de nuestro tiempo?
?Qu? diferencias encuentras con tiempos anteriores?
?Qu? propondr?as para tiempos futuros?
?Cuantas veces aparece la palabra J?venes en este art?culo?
Je je, era broma. Un toque juvenil. Aquello de..., aunque el tema sea serio, no dejemos de lado el buen humor.
?Qu? preguntas m?s podr?amos hacernos?
Creo que es injusto que todo el mundo hable de lo que quieren, esperan y hacen los j?venes, y m?s aun cuando en la palabra j?venes se generaliza tanto. ?Todos los J?venes? o ?algunos j?venes?.
Esta distinci?n creo que es necesaria y ser?a interesante, tenerla en cuenta.

Tags: jóvenes, opinión

Publicado por Luis.cu @ 11:44
Comentarios (0)  | Enviar
Imagen
Le? en un blog, esta an?cdota: ?Cierto d?a que llegu? tarde a clase. El maestro me solt? a bocajarro la siguiente pregunta: ?Qu? es m?s importante: la verdad, la bondad o la belleza?. Aquel t?mido muchacho ten?a que contestar, no le quedaba otra, sobre todo si quer?a sentarse cuanto antes y no pasar apuros. En aquel trance, no se le pasa por la cabeza otra cosa que la imagen de su novia. Ya ten?a la respuesta: Lo m?s importante es la belleza. Pero no qued? contento el maestro y como ni?o insatisfecho solt? la m?s temible de las preguntas, ?Por qu??. El alumno suelta lo primero que se le ocurre. Pues... porque la belleza es lo primero que percibimos. Puede sentarse. Me sent?, pas? el mal rato, pero la pregunta se sigue moviendo dentro de m? hasta hoy?.
El relato continua, pero yo lo detengo aqu?, impidiendo que se me busque por plagio.
La raz?n del titulo de este blog, parte de estas preguntas sobre lo m?s importante, y el porque...
Aunque me alargue un poco, quisiera dedicar algunos art?culos a este tema. Citar a varios autores, para que todos podamos pensar sobre estas tres palabras, para mi, y para muchos, palabras que se manifiestan en toda su grandeza, en Jesucristo.
De ah?, la foto que acompa?a este art?culo.
Primera cita, la carta de san Pablo a los Filipenses (4,4vs) ?Alegraos en el Se?or siempre; lo repito: alegraos. Que vuestra bondad sea notoria a todos los hombres. El Se?or est? cerca. No os inquiet?is por cosa alguna, sino m?s bien en toda oraci?n y plegaria presentad al Se?or vuestras necesidades con acci?n de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa toda inteligencia, guardar? vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jes?s. Por lo dem?s, hermanos, considerad lo que hay de verdadero, de noble, de bueno, de virtuoso, de laudable; practicad lo que hab?is aprendido y recibido, lo que hab?is o?do y visto en m?, y el Dios de la paz estar? con vosotros?.
Muchas veces he rezado este texto y pensaba que no pod?a dejar hoy de citarlo en estas reflexiones. La alegr?a a la que nos invita san Pablo es la que brota de la contemplaci?n y de la vivencia, de lo bueno verdadero y bello. Creo pues que la alegr?a sincera, no cualquier alegr?a, empapa y asegura a las personas la grandeza de estas tres palabras.
Me detengo ahora en un texto precioso que Juan Pablo II recordaba, citando a Juan XXIII, en la enc?clica Pacem in terris: ?los cuatro pilares de la paz son la verdad, la justicia, el amor y la libertad". "Para ser constructores de paz es preciso, antes que nada, vivir en la verdad". "Mantened, en primer lugar, esa relaci?n verdadera con Dios que requiere conversi?n personal y apertura a su misterio. El hombre se entiende a s? mismo s?lo en relaci?n con Dios, que es plenitud de verdad, de belleza y de bondad". A la verdad va unida la justicia, junto al respeto de la dignidad de toda persona. Sabemos, sin embargo, que sin un amor sincero y desinteresado la misma justicia no podr?a asegurar al mundo la paz. La paz verdadera florece, en efecto, cuando el odio, la envidia y el rencor son vencidos en el interior del coraz?n; cuando se dice no al ego?smo y a todo lo que lleva al ser humano a replegarse sobre s? mismo y a defender s?lo el propio inter?s. Si el amor se traduce en gestos de servicio gratuito y desinteresado, en palabras de comprensi?n y de perd?n, el efecto pacificador del amor se ensancha y se extiende hasta alcanzar a toda la comunidad humana. Entonces es m?s f?cil comprender tambi?n el cuarto pilar de la paz, es decir la libertad, el reconocimiento de los derechos de las personas y de los pueblos y la libre entrega personal en el cumplimiento responsable de los deberes que competen a cada uno en el propio estado de vida". Ese mismo d?a Juan Pablo II dirigi?ndose a los j?venes les record? unas palabras de San Josemar?a: "Tarea del cristiano: ahogar el mal en abundancia de bien. No se trata de campa?as negativas, ni de ser anti-nada. Al contrario: vivir de afirmaci?n, llenos de optimismo, con juventud, alegr?a y paz; ver con comprensi?n a todos" (Surco, n. 864).
Y concluy? con una invitaci?n: "Seguid estas ense?anzas, acoged la paz que Cristo da a quien abre el coraz?n y difundidla en todos los ambientes".
(El texto es un poco largo pero dice much?simo. Es una pena que a veces no leamos las cosas deteni?ndonos un momento. Profundizando, encontramos la grandeza de las cosas ya que el lenguaje siendo una ayuda es un limite a nuestro deseo r?pido de entender, de ah? que hoy se viva superficialmente de "esl?ganes")
No s?lo estas palabras, que motivan estos art?culos, son en conclusi?n la imagen n?tida de Jesucristo; son adem?s, el camino y la b?squeda inquieta del verdadero Cristiano. Y m?s aun, que se le ofrecen tantas veces sin buscarlas. As? actuan la bondad, la verdad y la belleza de Dios.
Mirad que precioso y que sencillo lo que nos dice El Cardenal Josef Ratzinger, hoy nuestro Santo Padre Benedicto XVI: ?El encuentro con lo hermoso puede convertirse en la herida de la flecha que lastima el coraz?n y de esta manera abre nuestros ojos. Por eso, m?s tarde, a causa de esta experiencia, conformamos el criterio para el juicio y as? podemos evaluar correctamente los argumentos. Para m?, fue una experiencia inolvidable el concierto de Bach que Leonard Berstein dirigi? en Munich tras la muerte s?bita de Karl Richter. Yo estaba sentado al lado del obispo luterano Hanselmann. Cuando la ?ltima nota de una de las grandes cantatas del Cantor de la iglesia de Santo Tom?s de Leipzig se disip? en el aire, nos miramos espont?neamente y nos dijimos: ?Todo aquel que ha escuchado esto sabe que la fe es verdad?. La m?sica fue tan extraordinaria, fuerte y real que nos dimos cuenta, no tanto por deducci?n, sino por el impacto en nuestros corazones, que ella no ha podido originarse de la nada, antes pudo llegar a la existencia gracias al poder de la Verdad que se torn? real en la inspiraci?n del compositor?
La claridad de esta constataci?n llega a todos con facilidad y centra todo el tema de la importancia. Creo que entre estas tres palabras hay una relaci?n amable y necesaria.
Ahora, sobre este tema, hay alguien que no pod?a dejar sin nombrar: Hans Urs von Balthasar, el nos dice: ?Ante el ni?o peque?o aparecen unos seres que lo acogen, y, al hacerlo, se le manifiestan claramente, luminosamente, y esa ?claritas? o luminosidad los hace aparecer a sus ojos como ?bellos?. Recordemos que la belleza es el ?esplendor? que acompa?a a la verdad, es decir, a la autopatentizaci?n de cada realidad. Al manifestarse los familiares como acogedores, se presentan como buenos. Y, al revelarse como buenos, se muestran en toda su riqueza, y, por tanto, en su plena verdad. En la realidad buena, bella, verdadera... de sus familiares se encuentra el ni?o con la realidad, con el ser. La Metaf?sica -el estudio profundo del ser o la realidad- arranca de una Antropolog?a que piensa con hondura lo que experimenta el ser humano desde que nace. Los llamados ?trascendentales? son la forma en que el ser se revela de modo concreto en cuatro facetas: unidad, verdad, bondad, belleza. Esta revelaci?n luminosa de la riqueza del ser a trav?s de un encuentro de dos o m?s personas concretas constituye una apelaci?n por parte de un valor, y suscita en quien la percibe un movimiento de respuesta amorosa y de entrega confiada y sobrecogida?.
Es precioso creo yo como todo lo dicho no es pura teor?a si no verdadera experiencia. No es el pensar cristiano una mera invenci?n o construcci?n idealista, es ciertamente experiencia.
En su obra El idiota (III, cap. V), Fedor Dostoievski advierte que ?la belleza salvar? al mundo?.
Se refiere a la belleza redentora de Cristo. Ante las m?ltiples calamidades que afligen a las gentes, puede considerarse como un comentario fr?volo dedicar tiempo a contemplar realidades bellas. Pero no, al contrario, por eso quer?a dedicar un tiempo a este tema. La Bondad, la Verdad y la Belleza, son el clamor que todo hombre siente activo en su interior.
Con esto termino, uni?ndome a la experiencia, que tantos conocemos, del gran San Agust?n: ??Tarde te am?, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te am?! Y, sin embargo, T? estabas dentro de m?, y yo fuera, y por fuera te buscaba; y, deforme como era, me lanzaba sobre las cosas hermosas que T? creaste. T? estabas conmigo, pero yo no estaba contigo. Me reten?an lejos de Ti esas cosas que, si no estuvieran en Ti, no existir?an. Llamaste y clamaste, y rompiste mi sordera; brillaste y resplandeciste, e hiciste huir mi ceguera. Exhalaste tu perfume, y respir?, y suspiro por Ti; gust? de Ti, y siento hambre y sed; me tocaste, y me abras? en tu paz.?
CONTINUAR? PENSANDO Y COMPARTIENDO TODO LO QUE ENCUENTRE SOBRE ESTE TEMA.

Tags: La bondad, La verdad, La belleza, reflexión, Jesucristo

Publicado por Luis.cu @ 2:00
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 27 de septiembre de 2007
Imagen
?Que vuestra Reverencia me permita ofrecerme al Coraz?n de Cristo en holocausto por la paz del mundo... Querr?a ofrecerme esta misma noche, ahora que son las doce!?. Edith Stein.
As? empieza este precioso librito de Eduardo T. Gil de Muro. ?Ahora que son las 12? As? era Edith Stein.
Un libro sencillo. Que cautiva. Que enamora. Que consigue mostrar a esta Santa Moderna, desde su ni?ez hasta su entrega total a Dios.
Creo que es ideal para emprender el precioso camino del conocimiento de la vida y pensamiento de Santa Teresa Benedicta de la Cruz. Ya digo, es sencillo. Podr?amos llamar: para todos los p?blicos. Consigue, al menos es mi experiencia y por eso lo cuento, crezca un deseo de profundizar en esta Belleza salida de las manos de Dios: ?Que jam?s llegar?a a ser una belleza oficial, pero que tendr?a siempre el encanto de las cosas verdaderas, el terrible atractivo de lo inteligente espont?neo?.
Edith es una Buscadora de la verdad, lugar donde Dios sale al Encuentro y Edith encuentra lo que busca, como ella dice: "Siempre ha estado lejos de mi pensamiento eso de que la misericordia de Dios est? circunscrita a los l?mites de la Iglesia visible. Dios es la verdad. Y quien busca la verdad, Busca a Dios".
La Verdad, la Cruz, cuantos misterios desvelados en esta gran mujer. Todo lo que nos supera, y es importante en nuestra vida, se hace libro abierto en su vida y en sus escritos. "Fue mi primer encuentro con la cruz y con la fuerza divina que ella comunica a quien la lleva. Por primera vez vi delante de m? a la Iglesia, nacida del dolor del Redentor, en su victoria sobre el aguij?n de la muerte. Fue el momento en que se hizo pedazos mi incredulidad y brill? la luz de Cristo, Cristo en el misterio de la Cruz".
Cito aqu? algunos textos suyos y otros de este libro para animaros a entrar en la vida de esta, que en la fe, y en la sabidur?a divina, es para la Iglesia una hermana mayor. "No se puede adquirir la ciencia de la Cruz m?s que sufriendo verdaderamente el peso de la Cruz. Desde el primer instante he tenido la convicci?n ?ntima de ello y me he dicho desde el fondo de mi coraz?n: Ave, o Crux, spes unica!".
Estas palabras realmente impresionan: ?Yo s?lo deseo que la muerte me encuentre en un lugar apartado, lejos de todo trato con los hombres, sin hermanos de h?bito a quienes dirigir; sin alegr?as que me consuelen, y atormentada de toda clase de penas y dolores. He querido que Dios me pruebe como a sierva, despu?s de que ?l ha probado en el trabajo la tenacidad de mi car?cter; he querido que me visite en la enfermedad, como me ha tentado en la salud y la fuerza; he querido que me tentase en el oprobio, como lo ha hecho con el buen nombre que he tenido ante mis enemigos. D?gnate, Se?or, coronar con el martirio la cabeza de tu indigna sierva.?
Y termino con esta cita y con una direcci?n que contiene varios escritos suyos. Cuantas veces nos est? ocurriendo esto, al menos a mi. Discusiones vanas. Corazones cerrados. S?lo el Esp?ritu Santo puede ablandar al hombre. "Yo he aprendido que rara vez se puede mejorar a las personas dici?ndoles la verdad. Eso s?lo puede ayudarles cuando ellas tienen un sincero deseo de mejorar y cuando ellas mismas conceden a alguien el derecho a dec?rsela".
Espero que disfrut?is tanto como yo, con el encuentro y escucha, de esta preciosa Mujer.
http://www.mercaba.org/FICHAS/Santos/benedicta.htm

Tags: Un libro, Edith Stein, comentario

Publicado por Luis.cu @ 13:15
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 26 de septiembre de 2007
fotos.miarroba.com

La verdad es que con tanta pos-modernidad, con tanta sobre abundancia y desmesurada prisa, han pasado las vacaciones y es normal... ahora resulta que en vez de descanso algunos han conseguido la depresi?n pos-vacacional. Este tiene gracia, por no decir: ?que pena!.
Yo no he tenido vacaciones, pero he descansado, he cambiado de actividad, como dicen algunos y me ha venido bien. He pasado un verano viendo a la gente ir y venir. La verdad es que para algunos el descanso ha sido agobiante. Lo comprendo. Hasta yo me he cansado en alg?n momento contemplando tanto traj?n.
Supongo que algunos estar?n pensando que pronto vendr?n, los d?as de puente, o asuntos propios, o navidad, o pascua, o a lo mejor alguno se convence a fuerza de ilusiones ?vanas? que un a?o pasa pronto y el verano que viene ser? mejor...
Escribo esto simplemente para insistir en que el problema puede continuar.
No es para aguar la fiesta a nadie. Pero si para que pensemos todos en que la soluci?n puede estar en tomarse las cosas de otra manera.
Igual si reduces la velocidad, no pierdes nada, y las cosas no pasan tan r?pido, y las puedes contemplar mejor y casi hasta caer?s en la cuenta de que todo lo que nos rodea es precioso.
Auque hemos aprendido, de bien peque?os, que somos el ombligo del mundo, igual no es tan cierto. Aunque nos han marcado a fuego, en contra de todos los refranes, que si corres m?s, llegar?s primero.
?Pero a donde?. Es la pregunta del mill?n.?Para que correr si no sabemos hacia donde??y puede ser que lo que buscamos o a donde vamos no est? tan lejos?
No te agobies. Detente, quieto aunque sea un rato. Si puede ser, un rato cada d?a.
No tardar?s en ver lo importante que es la vida, que el descanso, la felicidad, y tantas cosas necesarias, est?n muy cerca. No pierdas tanto el tiempo...
Ya hace siglos que esto se sabe, pero la pos-modernidad, la abundancia y desmesurada prisa, hace que como nuevos-tontos, generaci?n tras generaci?n muchos se hundan en este mal.
No hay mal que por bien no venga. M?s aun si despu?s de este verano, tu por fin te decides a tomarte la vida de otro modo. ?Hay tanto de bueno, verdadero y bello!.
Ya me contaras.

Tags: comentarios, vacaciones, articulo, felicidad

Publicado por Luis.cu @ 11:06
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 24 de septiembre de 2007
?poca tr?gica la nuestra. Esta generaci?n ha conocido dos horribles guerras mundiales y est? a las puertas de un conflicto aun m?s tr?gico, un conflicto tan cruel que hasta los m?s interesados en provocarlo se detienen espantados, ante el pensamiento de las ruinas que acarrear?. La literatura que expresa nuestro siglo es una literatura apocal?ptica, testimonio de un mundo atormentado hasta la locura.
?Cu?ntos, en nuestro siglo, si no locos, se sienten inquietos, desconcertados, tristes, profundamente solos en el vasto mundo superpoblado, pero sin que la naturaleza ni los hombres hablen de nada a su esp?ritu, ni les den un mensaje de consuelo! ?Por qu?? Porque Dios est? ausente de nuestro siglo. Muchas definiciones se pueden dar de nuestra ?poca: edad del maquinismo, del relativismo, del confort. Mejor se dir?a una sociedad de la que Dios est? ausente.
Los grandes ?dolos de nuestro tiempo son el dinero, la salud, el placer, la comodidad: lo que sirve al hombre. Y si pensamos en Dios, siempre hacemos de ?l un medio al servicio del hombre: le pedimos cuentas, juzgamos sus actos, y nos quejamos cuando no satisface nuestros caprichos. Dios en s? mismo parece no interesarnos. La contemplaci?n est? olvidada, la adoraci?n y alabanza es poco comprendida. El criterio de la eficacia, el rendimiento, la utilidad, funda los juicios de valor. No se comprende el acto gratuito, desinteresado, del que nada hay que esperar econ?micamente.
Hasta los cristianos, a fuerza de respirar esta atm?sfera, estamos impregnados de materialismo, de materialismo pr?ctico. Confesamos a Dios con los labios, pero nuestra vida de cada d?a est? lejos de ?l. Nos absorben las mil ocupaciones. Nuestra vida de cada d?a es pagana. En ella no hay oraci?n, ni estudio del dogma, ni tiempo para practicar la caridad o para defender la justicia. La vida de muchos de nosotros ?no es, acaso, un absoluto vac?o? ?No leemos los mismos libros, asistimos a los mismos espect?culos, emitimos los mismos juicios sobre la vida y sobre los acontecimientos, sobre el divorcio, limitaci?n de nacimientos, anulaci?n de matrimonios, los mismos juicios que los ateos? Todo lo que es propio del cristiano: conciencia, fe religiosa, esp?ritu de sacrificio, apostolado, es ignorado y a?n denigrado: nos parece superfluo. La mayor?a lleva una vida puramente material, de la cual la muerte es el t?rmino final. ?Cu?ntos bautizados lloran delante de una tumba como los que no tienen esperanza!
La inmensa amargura del alma contempor?nea, su pesimismo, su soledad... las neurosis y hasta la locura, tan frecuentes en nuestro siglo, ?no son el fruto de un mundo que ha perdido a Dios? Ya bien lo dec?a San Agust?n: ?Nos creaste, Se?or, para ti y nuestro coraz?n est? inquieto hasta que descanse en ti?.
Felizmente, el alma humana no puede vivir sin Dios. Espont?neamente lo busca, a?n en manifestaciones objetivamente desviadas. En el hambre y sed de justicia que devora muchos esp?ritus, en el deseo de grandeza, en el esp?ritu de fraternidad universal, est? latente el deseo de Dios. La Iglesia Cat?lica desde su origen, m?s a?n, desde su precursor, el Pueblo prometido, no es sino la afirmaci?n n?tida, resuelta, de su creencia en Dios. Por confesarlo, murieron muchos en el Antiguo Testamento; por ser fiel al mensaje de su Padre, muri? Jes?s, y despu?s de ?l, por confesar un Dios Uno y Trino cuyo Hijo ha habitado entre nosotros, han muerto millones de m?rtires. Desde Esteban y los que como antorchas iluminaban los jardines de Ner?n, hasta los que en nuestros d?as en Rusia, en Checoslovaquia, en Yugoslavia; ayer en Jap?n, en Espa?a y en M?jico, han dado su sangre por ?l. A otros no se les ha pedido este testimonio supremo, pero en su vida de cada d?a lo afirman valientemente: Religiosos que abandonan el mundo para consagrarse a la oraci?n; religiosas que unen su vida de obreros, en la f?brica, a una profunda vida contemplativa; universitarios animados de un serio esp?ritu de oraci?n; obreros, como los de la Juventud Obrera Cat?lica, que son ya m?s de un mill?n en el mundo, para los cuales la plegaria parece algo connatural y junto a ellos, sabios, sabios que se precian de su calidad de cristianos. Hay grupos selectos de almas escogidas que buscan a Dios con toda su alma y cuya voluntad es el supremo anhelo de sus vidas.
Y cuando lo han hallado, su vida descansa como en una roca inconmovible; su esp?ritu reposa en la paternidad divina, como el ni?o en los brazos de su madre (cf. Sal 130). Cuando Dios ha sido hallado, el esp?ritu comprende que lo ?nico grande que existe es ?l. Frente a Dios, todo se desvanece: cuanto a Dios no interesa se hace indiferente. Las decisiones realmente importantes y definitivas son las que yacen en ?l.
Al que ha encontrado a Dios acontece lo que al que ama por primera vez: corre, vuela, se siente transportado; todas sus dudas est?n en la superficie, en lo hondo de su ser reina la paz. No le importa ni mucho ni poco cu?l sea su situaci?n, ni si escucha o no sus preces. Lo ?nico importante es: Dios est? presente. Dios es Dios. Ante este hecho, calla su coraz?n y reposa.
En el alma de este repatriado hay dolor y felicidad al mismo tiempo. Dios es a la vez su paz y su inquietud. En ?l descansa, pero no puede permanecer un momento inm?vil. Tiene que descansar andando; tiene que guarecerse en la inquietud. Cada d?a se alza Dios ante ?l como un llamado, como un deber, como dicha pr?xima no alcanzada.
El que halla a Dios se siente buscado por Dios, como perseguido por ?l, y en ?l descansa, como en un vasto y tibio mar. Esta b?squeda de Dios s?lo es posible en esta vida, y esta vida s?lo toma sentido por esa misma b?squeda. Dios aparece siempre y en todas partes, y en ning?n lado se le halla. Lo o?mos en las crujientes olas, y sin embargo calla. En todas partes nos sale al encuentro y nunca podremos captarlo; pero un d?a cesar? la b?squeda y ser? el definitivo encuentro. Cuando hemos hallado a Dios, todos los bienes de este mundo est?n hallados y pose?dos.
El llamado de Dios, que es el hilo conductor de una existencia sana y santa, no es otra cosa que el canto que desde las colinas eternas desciende dulce y rugiente, melodioso y cortante. Llegar? un d?a en que veremos que Dios fue la canci?n que meci? nuestras vidas. ?Se?or, haznos dignos de escuchar ese llamado y de seguirlo fielmente!
(Reflexi?n personal que el P. Hurtado pidi? que se publicara despu?s de su muerte)

Tags: santo, reflexion, actualidad, vocación

Publicado por Luis.cu @ 23:38
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 23 de septiembre de 2007
Imagen
Un d?a m?s tropez?n... Ser? tontooooo.
Enciendo el televisor... y ya est?n otra vez. ?Me aburren estos ateos que siempre est?n hablando de Dios?.
Primero. Una mentira encima de la otra...es decir,un monton. Para terminar, viendo una pelea de seudo-intelectuales, con perd?n, por la parte que toca a la intelectualidad, pontificando y construyendo sobre arena, lo que terminar?n afirmando como una gran verdad.
Un d?a entero, horas y horas discutiendo... sobre el pleito contra Dios, de no se que tipejo, o mejor, lo se, pero no me importa... otro d?a que si las nulidades matrimoniales... otro d?a, que si el cura que me cas?... otro d?a, que si las pinturitas de marras... otro que si las bondades de la homosexualidad, el aborto, la eutanasia, los experimentos con embriones... Nada.
Mi decisi?n es firme. Esta televisi?n, no es que sea basura, es que la voy a tirar con fuerza, para que nadie la pueda utilizar, al primer contenedor, eso si, para material de este talante, pues somos ecol?gicos.
Ahora..., es una pena, que en el anuncio tan interesante, en el que se nos invita a tener cuidado de los ni?os... que si el enchufe... que si la ventana... que si los medicamentos... se hayan olvidado de lo mas importante. Prohibida la televisi?n hasta la mayor?a de edad, y solo entonces, si el nivel de discernimiento est? por encima de la media. Esta televisi?n y sus magnates son nocivos para la salud. No hay ant?doto conocido para las enfermedades que provoca y son terribles sus secuelas. He conocido a muchos que no solo han perdido la dignidad, sino que ya no la conocen despu?s de horas enchufados a tanta bazofia.
Que pena. Cuanta acusaci?n. Cuanta calumnia. Cuantas mentiras. Cuanta m... perdonar el atrevimiento... y todo para engordar sin dar ni golpe. No es lo mismo servir a los dem?s que servirse de los dem?s. Ni ganar el pan con el sudor de tu frente, que ganarlo con el sudor de enfrente.
Hoy San Pablo en la segunda lectura de la liturgia de la misa me ha ayudado y ha conseguido tranquilizarme: ?Te ruego, lo primero de todo, que hag?is oraciones, plegarias, s?plicas, acciones de gracias por todos los hombres, por los reyes y por todos los que ocupan cargos, para que podamos llevar una vida tranquila y apacible, con toda piedad y decoro?. (1?Timoteo 1,1)Voy pues ha empezar por esto. Despu?s lo del contenedor... que no se me ha olvidado. Y tercero. Una campa?a contra la mentira. Con todos los medios a mi alcance. El primero, empe?arme en amar la verdad. Servirla. Pues de nada servir?a quejarme y ser uno de tantos o peor. Segundo, ni una peseta en audiencias a todo aquello que no solo no me conviene, sino que no me interesa, para perder el tiempo hay cosas mejores, para el esp?ritu y para el mismo cuerpo. Tercero... si quieres ?nete y compartamos lo que pensamos de todo esto. Como tambi?n dec?a san pablo: ?Quiero que sean los hombres los que recen en cualquier lugar, alzando las manos limpias de ira y divisiones?. (1? Timoteo 1,8).
Como veras este es el deseo que me ha movido a abrir este BLOG. Servir a la Bondad, la Verdad y la Belleza, en may?sculas. Un abrazo. La paz.

Tags: telebasura, actualidad, comentarios

Publicado por Luis.cu @ 14:06
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 20 de septiembre de 2007
fotos.miarroba.com
Este verano la parroquia ha vivido una preciosa experiencia. Uno de entre nosotros ha sido escogido para recibir el Ministerio del Orden Sacerdotal. Nosotros hemos sido testigos de esta vocaci?n. Una llamada que el Se?or hizo a Amadeo Ballester, hace ya algunos a?os, para entregarse a El en beneficio de todos sus hermanos los hombres.
Fue Ordenado sacerdote en Bogot? ? Colombia, el 8 de Julio. Le acompa?aron, sus padres, y varios hermanos de la comunidad. El 29 de Julio celebr? su Primera Misa en nuestra parroquia.
Han sido realmente unos d?as de gracia y bendici?n para todos nosotros. Tanto para los que tuvimos la oportunidad de acudir a Bogot?. Como todos los que hemos participado de esta Eucarist?a, presidida por primera vez y llena de alegr?a en nuestra comunidad cristiana de San Pedro Ap?stol de Bu?ol.
Amadeo nos ha recordado estos d?as como Dios se ha valido de la predicaci?n, para que el se encontrara con Jesucristo Vivo.
Una tarde noche, cansado de la insistencia de su madre, para que se preparara y recibiera el sacramento de la Confirmaci?n, se acerco a la parroquia.
No se le pidi? nada m?s que se sentara y escuchara. Aunque el primer d?a se qued? de pie en la misma puerta, pregunt?ndose que hacia all?. Poco a poco fue entrando en aquellas palabras que se le estaban anunciando, m?s aun estas palabras fueron sell?ndose, mientras el solo daba un poco de tiempo: que Dios le quer?a tal como era. Como una madre que siente ternura por sus hijos. Y tantas otras que se iban gravando en un coraz?n, como tantos otros, dolido, cansado de buscar afectos, de comprar amistades, dedicado solamente a si mismo.
Una vez m?s, en medio de las sufrimientos que todo hombre tiene, cuando uno se encuentra con la cruz, con la Cruz de Cristo, encontr? el tambi?n la Salvaci?n. Es decir, que Dios, sin aun el saberlo, le estaba amando, y nada pod?a cambiar ese amor, ni aun con todos sus pecados. Y lo necesitado que estaba el de ese Amor que hab?a estado buscando, y comprando en tantas partes sin encontrarlo y ahora se le presentaba totalmente gratis. No lo rechaz?. A partir de este momento empieza un Camino de conversi?n y de conocimiento de aquel, que no solo nos ha dado la vida, sino que diariamente la cuida con esmerado amor. En el somos, nos movemos y existimos.
Escuch? claramente que se le invitaba a dejarlo todo y seguir los pasos del Pastor de los pastores Cristo Jes?s. Se levant? dispuesto a ir donde se le mandase. Y hoy ya sacerdote ?ineternum? est? como prefecto de disciplina en el seminario misionero ?Redemptoris Mater? de Bogota.
Nuestra oraci?n y agradecimiento a Dios por todos estos acontecimientos. Una vez m?s bendecimos a Dios que no deja de actuar en su Iglesia, como se nos ha prometido: ?Yo estar? con vosotros todos los d?as hasta el fin del mundo?.

Tags: Vocación, Bogotá, Buñol

Publicado por Luis.cu @ 12:27
Comentarios (0)  | Enviar
fotos.miarroba.com
La iglesia parroquial esta dedicada al Ap?stol Pedro. El templo actual se construy? durante el reinado de Carlos III (finales s. XVIII) es de estilo neocl?sico, y entre sus im?genes, existen una Inmaculada de Esteve, y de Ignacio Vergara, el Nazareno, la virgen del Rosario de la Capilla de la Comuni?n y la bell?sima imagen de San Jos? en una de las capillas laterales. Por Bula del Papa Gregorio XIII, dada en Roma a 30 de agosto de 1577, se confirma la erecci?n de esta nueva parroquia de Bu?ol, bajo la advocaci?n de San Pedro, en 1574. Parece que la construcci?n se empez? en el a?o 1633 y se termin? poco m?s de un siglo despu?s, es decir, por el a?o 1757, a juzgar por una nota sacada del libro de cuentas de las Clavar?a de San Pedro del Altar del a?o 1649, que dice: "En el a?o 1633 se empez? y termino la obra del campanario, que duro 91 d?as". Mat?as Miguel es el autor del retablo del altar mayor. (El actual, es copia, realizada en yeso y policrom?as, en el a?o 2000). Luis Planes (Valencia, 1745.1821) es el autor de los frescos tanto del altar mayor, crucero, como de la capilla. Es el autor conocido de las pinturas de la parroquia de Cheste y los mercedarios de Utiel y su fama se debe a los que realizo en la iglesia y transagrario de la cartuja de Porta Coeli. En el Altar mayor nos encontramos con la Asunci?n de Mar?a a los Cielos. En el crucero diferentes momentos de la vida del titular de la parroquia: San Pedro. Y en la capilla una catequesis pict?rica de la Eucarist?a. As? tambi?n las dos c?pulas del templo, la de la capilla, de gran belleza. Como edificio perteneciente a la parroquia, se encuentra en el paseo de San Luis la ermita de dicho santo, peque?a capilla de estilo neo-g?tico, o mejor dicho seudo-g?tico (s.XVIII), trazada por el celebre pintor Brel. La fachada de front?n de la ermita est? flanqueada por dos estilizados pin?culos con varios guardapolvos y por la l?nea de su cornisa corre como remate una graciosa crester?a. En el centro destaca un ?culo trebolado y encima de la puerta de arco apuntado con archivolta de yeso, ganchos, cardinas y gablete, sobresale la figura y filigrana de un relieve de columnitas y arcos que sostiene una imposta tallada. Al fondo del altar hay un nicho con ventana policromada de cristal, donde est? la imagen del Santo. Lleva una aureola de plata labrada y el manto negro recogido en pliegues bajo los brazos; y en sus manos extendidas, el libro y el c?liz.

Tags: Parroquia, Buñol, Historia

Publicado por Luis.cu @ 11:42
Comentarios (0)  | Enviar
fotos.miarroba.com
Una imagen que quiero compartir con vosotros.
La paz.

Tags: Benedicto, JuanPablo, Cruz

Publicado por Luis.cu @ 0:24
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 18 de septiembre de 2007
Queridos ni?os: Para que las gentes puedan convivir en paz y libertad no se ha inventado hasta ahora nada mejor que la democracia, que consiste en que las personas gocen de las llamadas libertades p?blicas, como las de expresi?n, conciencia, religi?n, reuni?n o asociaci?n, y tambi?n de derechos llamados fundamentales, como el derecho a la vida, a la integridad f?sica y moral, a la propiedad privada, a la inviolabilidad de su domicilio y sus comunicaciones o a obtener justicia en juicios justos. Los conflictos entre personas y grupos los resuelven jueces independientes del poder. La mayor?a de los ciudadanos elige a sus gobernantes cada cierto tiempo en elecciones libres y secretas, y cada cual se forma su criterio gracias a medios de comunicaci?n igualmente libres, gracias a lo que se llama libertad de Prensa.
Todos est?n bajo el imperio de la ley, incluidos los gobernantes y los mismos legisladores, de forma que las leyes se obedecen o se cambian, pero no se deben incumplir. Eso, en esencia, es la democracia y el Estado de Derecho. As? es, en sus l?neas esenciales, una democracia digna de este nombre. Como se ve, este sistema no garantiza ni que las leyes sean justas, ni que los gobernantes no hagan disparates, ni que los jueces no est?n vendidos, ni que los medios de comunicaci?n digan la verdad. Para los comportamientos il?citos de periodistas, gobernantes o jueces hay leyes que los castigan, pero no ocurre lo mismo con las leyes injustas o con los disparates de los Gobiernos: contra las leyes injustas, si van contra la Constituci?n, est? un Tribunal Constitucional que puede anular esa ley; contra los disparates de los Gobiernos, el modo de corregirlos son precisamente las elecciones, en las que la mayor?a puede desplazar del poder a quienes lo ostentan y sustituirlos por otros que dejen de hacer disparates. Pero mientras las leyes digan lo que dicen y los gobernantes sean los que son, aqu?llas han de ser cumplidas y ?stos han de ser obedecidos. Ocurre, sin embargo, que algunas leyes y algunas ?rdenes de los Gobiernos pueden entrar en conflicto con algunas libertades p?blicas o derechos fundamentales. Para esos casos, en una democracia hay dos modos l?citos de actuar: uno es el ya mencionado de acudir al Tribunal Constitucional para de anule esas normas; el otro s?lo puede usarse cuando se plantea un conflicto de conciencia, y se llama objeci?n de conciencia, que en las democracias est? previsto, por ejemplo, para los pacifistas que, all? donde existe un servicio militar obligatorio, se niegan a empu?ar las armas al servicio de su pa?s. En esos casos suele establecerse una actividad sustitutoria del objetor para que no vaya a la c?rcel por negarse a cumplir esa ley. Tambi?n se puede eximir al objetor de una obligaci?n legal sin imponerle ninguna actividad sustitutoria, como ocurre, por ejemplo, con los m?dicos que se niegan a practicar abortos en los hospitales p?blicos. Lo que no es democr?tico es obligar a un objetor de conciencia a cumplir una ley o enviarlo a la c?rcel si no lo hace. ?sta es la primera lecci?n de Educaci?n para la Ciudadan?a.
Como su nombre indica, los habitantes de un pa?s libre no son s?bditos, sino ciudadanos; los gobernantes no son d?spotas, sino empleados p?blicos; y en una democracia las personas no est?n para las leyes, sino que las leyes est?n para las personas; por eso en las democracias rige el imperio de la ley, pero se salvaguarda la conciencia de las personas.
Lo contrario de la democracia es el despotismo, que si se ejerce en nombre de una ideolog?a recibe el nombre de totalitarismo. Debemos estar siempre vigilantes contra eso, que a veces se presenta muy bien disfrazado.
por Ram?n P?.

Tags: Democracia, Ciudadania, Educación

Publicado por Luis.cu @ 18:22
Comentarios (0)  | Enviar
Diversas reacciones ha producido en la Iglesia cat?lica latinoamericana la postura del presidente de Venezuela, Hugo Ch?vez, tras asumir por tercera ocasi?n la primera magistratura de su pa?s al declarar que Cristo ha sido ?el m?s grande socialista? de la historia. A la reacci?n de la Conferencia Episcopal de Venezuela, se han unido voces de diferentes sectores de la Iglesia para matizar tanto ?sta como otras afirmaciones de car?cter religioso del mandatario venezolano. La mayor parte de ellas se?ala la experiencia que se ha tenido del socialismo real durante el siglo XX, sobre todo en la antigua Uni?n Sovi?tica y los pa?ses de Europa del Este. A las cr?ticas se ha unido monse?or Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Crist?bal de las Casas, en Chiapas, al sur de M?xico, quien ha emitido un comunicado que reproducimos por la importancia que reviste el tema, sobre todo para la Iglesia y el futuro del catolicismo en Am?rica Latina.
CRISTO, ?EL M?S GRANDE SOCIALISTA?
VER: El pasado 11 de enero, el Presidente de Venezuela, Hugo Ch?vez, al jurar para un tercer mandato de seis a?os, con la posibilidad de promover una reelecci?n sin l?mite, dijo que lo hac?a en nombre de ?Cristo, el m?s grande socialista de la historia?.
Por la tarde del mismo d?a, Daniel Ortega, al asumir la presidencia de Nicaragua para los pr?ximos cinco a?os, sostuvo que ?debe imperar el reino de Cristo y no el reino de las guerras, del empobrecimiento o de la destrucci?n de la naturaleza?. Es el mismo comandante que, hace a?os, cuando los obispos empezaron a criticar las desviaciones marxistas del sandinismo, afirm?: ?Yo creo en Cristo, pero no en los Obispos?.
No faltaron personas, en tiempos en que el marxismo estaba vigente, que sosten?an: ?Cristo fue el primer marxista de la historia?. ?Qu? decir al respecto? ?Se pueden sostener estas afirmaciones, seg?n la doctrina cat?lica?
JUZGAR: Ante todo, hay que distinguir qu? se entiende por socialismo. Si se le hace equivalente al marxismo, que es un materialismo cerrado a la trascendencia, centrado en la econom?a y en la buena intenci?n de hacer a todos iguales, obstruyendo las libertades individuales y la iniciativa personal, es obvio que este socialismo ya est? superado por la historia. Si se pretendiera poner a Cuba como modelo de este sistema, habr?a que preguntar a los cubanos por qu? tantos de ellos hacen angustiosos intentos por huir de su pa?s. Son innegables algunos logros en salud, alfabetizaci?n, instrucci?n escolar, trabajo, aunque mal remunerado, y un m?nimo de alimentos, racionados, pero a costa de derechos humanos fundamentales, sobre todo de la libertad religiosa. Es obvio, por tanto, que si al sistema socialista se le identifica con el marxismo, Cristo no es socialista.
En cambio, si por socialismo se entiende la lucha para que el sistema social, pol?tico y econ?mico sea justo y solidario, sobre todo para que los pobres vivan con la dignidad que Dios quiere, eso est? muy de acuerdo con lo que Cristo vino a ense?ar. Su mayor preocupaci?n fue que aprendi?ramos a amarnos como hermanos, con una opci?n solidaria por los marginados. Esa es la prueba de que en verdad lo hemos comprendido y de que somos disc?pulos suyos. Por lo que hayamos hecho a favor de los excluidos, seremos evaluados al fin de nuestra historia, y mereceremos el cielo o el infierno.
Los primeros cristianos se distingu?an por compartir fraternalmente sus bienes, de modo que entre ellos no hab?a quien padeciera necesidad. Si esto es lo que se pretende poner en pr?ctica cuando se habla de socialismo, ?bienvenido! Y todos hemos de comprometernos en ponerlo en pr?ctica, pues en ello se juega nuestra identidad cristiana. Sin embargo, esto no se puede lograr pisoteando derechos inalienables de las personas y de las sociedades.
Al respecto, es ilustrativo lo que acaba de expresar el Presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, monse?or Ubaldo Santana: ?El presidente ha anunciado su decisi?n de impulsar a Venezuela por el camino del ?socialismo del siglo XXI?. Este tema no debe dejar a nadie indiferente. La Iglesia tiene una palabra que ofrecer al respecto y est? dispuesta a dar su contribuci?n en el dise?o de este proyecto, manteni?ndose fiel a los postulados del Evangelio y de la Doctrina Social de la Iglesia: el reconocimiento de la unidad de la persona, de su trascendencia y de su libertad en sus m?ltiples dimensiones, defensa y garant?a de sus derechos humanos, independencia y equilibrio de los poderes. Bien conocida es la posici?n de la Iglesia que considera contrarios al verdadero desarrollo humano tanto el sistema fundamentado en el neoliberalismo salvaje, como los sistemas socialistas que se fundamenten en el marxismo-leninismo. Al hablar de socialismo del siglo XXI, se puede entender que se quiere deslindar o por lo menos diferenciar de los socialismos reales del siglo pasado que tanto sufrimiento, dolor y muerte trajeron a la humanidad?.
?A qu? se debe que propuestas, como las de Hugo Ch?vez, tengan tantos seguidores? Sigamos escuchando a monse?or Santana: ?Las utop?as de diversos cortes revolucionarios han vuelto por sus fueros luego de un largo eclipse en Am?rica Latina, montadas en la ola del desencanto provocado por el fracaso de democracias representativas, fundamentadas en modelos capitalistas neoliberales que no fueron capaces de eliminar las flagrantes desigualdades sociales y superar la grave lacra de la pobreza... Algunos de los cambios pol?ticos que se est?n produciendo llevan en sus entra?as una poderosa aspiraci?n de edificar un orden m?s justo de la sociedad y del Estado. Intentan darle voz y poder a los excluidos del mundo. La causa es leg?tima, pero ?c?mo saber si se est?n utilizando las estrategias adecuadas? El Estado no se puede encargar solo de tan compleja e ingente tarea. Lo que hace falta no es un Estado que regule y domine todo, sino que generosamente reconozca y apoye, de acuerdo al principio de subsidiaridad, las iniciativas que surgen de las diversas fuerzas sociales?.
ACTUAR: Seamos cr?ticos ante quienes invocan el nombre de Dios para justificar el terrorismo, las guerras, los sistemas explotadores de los pobres, los totalitarismos inhumanos, las represiones indebidas. De igual manera, sepamos discernir los hechos reales, no los discursos, de quienes invocan a Cristo para implantar sistemas distintos u opuestos. Jes?s es muy claro: ?No todo el que me llame ?Se?or, Se?or?, entrar? en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial? (Mt 7,21). Y la voluntad de Dios Padre es la justicia, la opci?n por los pobres, el amor mutuo; no los insultos, la vanidad, el poner la confianza en los recursos econ?micos, la obstrucci?n de la justa libertad.

+ Felipe Arizmendi Esquivel
Obispo de San Crist?bal de Las Casas

Tags: Socialistas, actualidad, politica, catolicos, democracia

Publicado por Luis.cu @ 18:14
Comentarios (0)  | Enviar
S?bado, 15 de septiembre de 2007
fotos.miarroba.com
....Creo que el mayor enemigo de la paz hoy en d?a es el aborto, porque es una guerra contra el ni?o, la muerte directa del ni?o inocente, asesinado por su misma madre. Y si aceptamos que una madre asesine a su propio hijo, ?qu? podemos decir de las personas que se matan entre s?? ?C?mo podemos convencer a una mujer de que no aborte? Debemos persuadirla con amor, y recordar que amar significa entregarse completamente. Jes?s entreg? su vida por amor a nosotros. As?, una madre que est? pensando en abortar deber?a ser ayudada a amar; es decir, a poner en lugar secundario sus proyectos y su tiempo libre, y a respetar la vida de su hijo. Tambi?n el padre del ni?o, quienquiera que sea, debe mostrarse disponible.
Mediante el aborto, la madre no aprende a amar, sino que asesina a su propio hijo para resolver sus problemas. Mediante el aborto, el padre dice que no quiere asumir ninguna responsabilidad respecto al hijo que ha engendrado. Es muy probable que el padre se halle en la misma situaci?n dif?cil de la madre. Todo pa?s que acepta el aborto es porque su gente no ha aprendido a amar, sino que recurre a la violencia para obtener lo que quiere.
Por eso, el mayor destructor del amor y la paz es el aborto. Mucha gente se preocupa por los ni?os de la India y de ?frica que mueren de hambre. Mucha gente se preocupa tambi?n por la violencia que penetra en los adolescentes de ese inmenso pa?s que es Estados Unidos. Todas estas preocupaciones son justificadas. Pero con frecuencia esa misma gente no se conmueve por los millones de ni?os que son asesinados gracias a la decisi?n deliberada de sus propias madres. El mayor destructor de la paz hoy en d?a es el aborto, que causa en las personas una gran ceguera. Por ello, lanzo un llamamiento: ?No nos olvidemos de los ni?os?. El ni?o es un don de Dios a la familia. Cada ni?o ha sido creado a imagen y semejanza de Dios para que realice grandes obras; en otras palabras, para amar y ser amado.
Debemos poner nuevamente al ni?o en el centro de nuestros cuidados y nuestras preocupaciones. Es el ?nico modo en que nuestro mundo puede llegar a sobrevivir, dado que nuestros ni?os son la ?nica esperanza para el futuro. Cuando los ancianos son llamados a la presencia de Dios, s?lo sus hijos pueden tomar su lugar.
Dios nos dice: ?Aunque una madre pueda olvidarse de su hijo, yo no me olvidar? de ti. Te he esculpido en la palma de mi mano?. Nosotros estamos esculpidos en la palma de su mano. El ni?o que todav?a no ha nacido ha sido esculpido en la mano de Dios desde su concepci?n y ha sido llamado por Dios a amar y ser amado, no s?lo ahora, en esta vida, sino para siempre, en la eternidad. Dios no se olvida nunca de nosotros.
Le puedo narrar una experiencia muy hermosa. Estamos combatiendo el aborto con la adopci?n, esto es, mediante el cuidado de la madre y la adopci?n de su hijo. Estamos salvando miles de vidas. Hemos enviado este mensaje a las cl?nicas, a los hospitales y a las comisar?as de Polic?a: ?Por favor, no maten al ni?o; nosotros nos ocuparemos de ?l?. De esta forma, tenemos siempre alguien que dice a la madre: ?Ven, te cuidaremos, y conseguiremos una casa para tu hijo?. Por eso tenemos una gran demanda de parejas sin ni?os. Pero nunca doy un ni?o a una pareja que haya hecho algo para no tener un ni?o. Jes?s dijo: ?El que reciba a un ni?o como ?ste en mi nombre, a m? me recibe?. Al adoptar un ni?o, esas parejas reciben a Jes?s; por el contrario, al abortar, rechazan a Jes?s. Por favor, ?no mat?is a los ni?os! Yo los quiero. Por favor, dadme a sus ni?os. Con mucho gusto acepto todos los ni?os que morir?an a causa del aborto. Los dar? a matrimonios que los amar?n y que, a su vez, ser?n amados por ellos. En nuestra ?Casa del ni?o? en Calcuta hemos salvado va del aborto a m?s de tres mil ni?os. Esos ni?os han llevado amor y alegr?a a sus padres adoptivos, y han crecido en un ambiente de amor y alegr?a.
S? bien que el matrimonio ha de proyectar su vida familiar, y para esto se requiere el m?todo natural de planificaci?n familiar. Al destruir el poder de dar la vida con la anticoncepci?n, el marido y la esposa se da?an a si mismos. Esto hace que centren toda su atenci?n en s? mismos y que destruyan el don de la vida que hay en ellos. Al rev?s, cuando el marido y la esposa se aman verdaderamente, cada uno dirige toda su atenci?n al otro, de modo rec?proco, recurriendo al m?todo natural de planificaci?n familiar, y nunca a los m?todos anticonceptivos. Una vez que el amor vivo se destruye con el uso de los m?todos anticonceptivos, el aborto es algo que entra f?cilmente en la mentalidad de la pareja.
S? tambi?n que existen grandes problemas en el mundo, que muchos esposos no aceptan el m?todo natural de planificaci?n familiar. Desde luego, no podemos solucionar todos los problemas que existen en el mundo, pero no dejemos de luchar contra el peor de todos ellos; es decir, la destrucci?n del amor. Es lo que hacemos cuando hablamos con la gente que practica la anticoncepci?n y el aborto.
Como muestra el ejemplo de tantas familias, Dios no se olvida nunca de nosotros. Hay algo que tanto usted como yo podemos hacer siempre: podemos conservar la alegr?a del amor de Jes?s en nuestro coraz?n, y compartirla con todas personas que encontramos en nuestra vida. Tratemos de lograr que la madre ame a su hijo, lo cuide y lo proteja; que no lo asesine, ni lo sacrifique. Y demos nuestro amor de manera ilimitada, siempre con una sonrisa.
Si recordamos que Dios nos ama, y que tenemos que amar a los dem?s como El nos ama, los Estados Unidos pueden llegar a ser un ejemplo de paz para todo el mundo. Desde aqu? hay que enviar al mundo un testimonio de nuestra preocupaci?n por los m?s d?biles de los d?biles; es decir, por los ni?os que todav?a no han nacido. Si usted logra que resplandezca la luz de la justicia y la paz en el mundo, se har? real lo que los fundadores de su pa?s declararon
.
(Resumen de la Carta de la Madre Teresa de Calcuta al Presidente de los Estados Unidos; 23 de febrero de 1994)

Tags: aborto, politica, teresadecalcuta, santidad

Publicado por Luis.cu @ 15:53
Comentarios (0)  | Enviar